El anonimato mal entendido

Estos dos últimos días he contemplado una situación que me ha hecho reflexionar sobre la censura y el anonimato que te proporciona Internet. Detallo la situación sin dar muchos detalles:

  • En un periódico nacional (versión digital) muy conocido, una redactora escribe un artículo en el que vierte acusaciones muy serias sobre el director de un determinado ente español. La redactora es “relativamente” conocida en esta sección porque siempre ataca a esta persona con cualquier escusa.
  • El artículo es tremendamente sensacionalista, buscando un público fácil que sólo lea el titular y la entradilla pero haga “buzz” de la noticia. Cuando lees el artículo completo, y ves los vídeos que se aportan como prueba, te das cuenta de que el artículo es un “bluf” y que las acusaciones son simples “pajas mentales” con un argumento sin fundamento.
  • Este periódico te permite hacer comentarios de forma anónima, y en pocas horas empiezan a aparecer comentarios anónimos echando “pestes” de este director. Comentarios que dicen que su labor es nefasta y que debería ser investigado por esto y lo otro. Comentarios diciendo que hay que expulsarlo rápidamente de su cargo porque supuestamente ha hecho tal o cual cosa…, y hasta un comentario (en plan Wikileaks, me moría de la risa) diciendo que tiene datos muy graves sobre usos fraudulentos y que si el Diario rastrea su IP y lo localiza, los entregará confidencialmente para su difusión.

No soy amigo de la censura previa en los comentarios, ni de la censura posterior, pero este diario – me niego a dar el nombre porque le haría un favor que NO merece –  estaba facilitando una herramienta para que cuatro desalmados la emprendiesen alegremente contra la reputación de una persona amparándose en el anonimato. Ni que decir tiene que publiqué mis propios comentarios invitando a estos anónimos a dar su nombre, contar su historia y poner una denuncia ante cualquier juzgado aportando las pruebas necesarias…

Siempre he sido un gran defensor de todo lo que significa Internet, pero me preocupó mucho esta situación ya que últimamente he tenido ocasión de ver como individuos amparados en el anonimato se dedican a crear “bulos” para manchar la reputación de la gente. Estos individuos, claramente, son muy consciente del ruido que pueden generar con sus acciones.. y a coste cero. ¿Deberíamos ejercer la censura previa/posterior para evitar este tipo de acciones?

¿Qué opinas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s