Batalla ganada, pero la guerra continua..

Se que suena un poco apocalíptico éste título, pero es la cruda realidad de la noticia del día: El Senado insta al Gobierno a que garantice por ley la neutralidad de la Red.

Tras recibir las presiones de la ciudadanía, el Senado ha “instado” y no obligado y exigido al Gobierno. Debo decir que esperaba algo más del Senado. Y esperaba algo más porque según la RAE, Instar = Repetir la súplica o petición, insistir en ella con ahínco. Si el Gobierno de España tiene que sacar una ley, articularla y ponerla en marcha… podemos esperar sentados.

Manifiesto por una Red Neutral

Los ciudadanos y las empresas usuarias de Internet adheridas a este texto manifestamos:

1. Que Internet es una Red Neutral por diseño, desde su creación hasta su actual implementación, en la que la información fluye de manera libre, sin discriminación alguna en función de origen, destino, protocolo o contenido.

2. Que las empresas, emprendedores y usuarios de Internet han podido crear servicios y productos en esa Red Neutral sin necesidad de autorizaciones ni acuerdos previos, dando lugar a una barrera de entrada prácticamente inexistente que ha permitido la explosión creativa, de innovación y de servicios que define el estado de la red actual.

3. Que todos los usuarios, emprendedores y empresas de Internet han podido definir y ofrecer sus servicios en condiciones de igualdad llevando el concepto de la libre competencia hasta extremos nunca antes conocidos.

4. Que Internet es el vehículo de libre expresión, libre información y desarrollo social más importante con el que cuentan ciudadanos y empresas. Su naturaleza no debe ser puesta en riesgo bajo ningún concepto.

5. Que para posibilitar esa Red Neutral las operadoras deben transportar paquetes de datos de manera neutral sin erigirse en “aduaneros” del tráfico y sin favorecer o perjudicar a unos contenidos por encima de otros.

6. Que la gestión del tráfico en situaciones puntuales y excepcionales de saturación de las redes debe acometerse de forma transparente, de acuerdo a criterios homogéneos de interés público, y no discriminatorios ni comerciales.

7. Que dicha restricción excepcional del tráfico por parte de las operadoras no puede convertirse en una alternativa sostenida a la inversión en redes.

8. Que dicha Red Neutral se ve amenazada por operadoras interesadas en llegar a acuerdos comerciales por los que se privilegie o degrade el contenido según su relación comercial con la operadora.

9. Que algunos operadores del mercado quieren “redefinir” la Red Neutral para manejarla de acuerdo con sus intereses, y esa pretensión debe ser evitada; la definición de las reglas fundamentales del funcionamiento de Internet debe basarse en el interés de quienes la usan, no de quienes la proveen.

10. Que la respuesta ante esta amenaza para la red no puede ser la inacción: no hacer nada equivale a permitir que intereses privados puedan de facto llevar a cabo prácticas que afectan a las libertades fundamentales de los ciudadanos y la capacidad de las empresas para competir en igualdad de condiciones.

11. Que es preciso y urgente instar al Gobierno a proteger de manera clara e inequívoca la Red Neutral, con el fin de proteger el valor de Internet de cara al desarrollo de una economía más productiva, moderna, eficiente y libre de injerencias e intromisiones indebidas. Para ello es preciso que cualquier moción que se apruebe vincule de manera indisoluble la definición de Red Neutral en el contenido de la futura ley que se promueve, y no condicione su aplicación a cuestiones que poco tienen que ver con ésta.

La Red Neutral es un concepto claro y definido en el ámbito académico, donde no suscita debate: los ciudadanos y las empresas tienen derecho a que el tráfico de datos recibido o generado no sea manipulado, tergiversado, impedido, desviado, priorizado o retrasado en función del tipo de contenido, del protocolo o aplicación utilizado, del origen o destino de la comunicación ni de cualquier otra consideración ajena a la de su propia voluntad. Ese tráfico se tratará como una comunicación privada y exclusivamente bajo mandato judicial podrá ser espiado, trazado, archivado o analizado en su contenido, como correspondencia privada que es en realidad. Europa, y España en particular, se encuentran en medio de una crisis económica tan importante que obligará al cambio radical de su modelo productivo, y a un mejor aprovechamiento de la creatividad de sus ciudadanos. La Red Neutral es crucial a la hora de preservar un ecosistema que favorezca la competencia e innovación para la creación de los innumerables productos y servicios que quedan por inventar y descubrir. La capacidad de trabajar en red, de manera colaborativa, y en mercados conectados, afectará a todos los sectores y todas las empresas de nuestro país, lo que convierte a Internet en un factor clave actual y futuro en nuestro desarrollo económico y social, determinando en gran medida el nivel de competitividad del país. De ahí nuestra profunda preocupación por la preservación de la Red Neutral. Por eso instamos con urgencia al Gobierno español a ser proactivo en el contexto europeo y a legislar de manera clara e inequívoca en ese sentido.

Neutralidad de la red

Una de las conversaciones más interesantes surgidas ayer en la sesión en el #MIB fue la Neutralidad de la Red. Una discusión que surgió inevitablemente cuando Marcelo Royal, nuestro ponente de Tecnología, explicó detalladamente en qué consiste. Fue muy interesante porque alguno de los alumnos del #MIB trabaja en Telefónica y daba su particular visión de la neutralidad, los operadores, y su obligación/derecho a buscar negocios y generar valor a los accionistas.

Cuando hablamos de neutralidad, me refiero a que todos los contenidos disponibles en Internet tengan los mismos derechos de acceso, y que no se priorice el acceso a unos antes que a otros porque sus creadores paguen a los proveedores de acceso. Explicado con un ejemplo hipotético, imaginad que el periódico M pagase al proveedor de Internet T para que los usuarios accedieran a su página muy cómodamente y muy mal a su competencia P.  O que el proveedor de email G pagara para que los usuarios puedan acceder a sus servicios, y no a los de su competencia Y. Es algo que ya hacen habitualmente muchas dictaduras.

Si bien Marcelo no pensaba que haya un peligro real para la neutralidad de la red, yo creo que si hay un riesgo, que está muy cercano, y que lo veremos más pronto de lo que pensamos. Incluso uno de los abanderados en la batalla de la neutralidad (Google) ha acariciado esta posibilidad.. me refiero al posible acuerdo que han estado a punto de firmar en US Google y Verizon (líderes en servicios de contenido e Internet). En este acuerdo, Verizon podría ofrecer a sus usuarios mayor velocidad de acceso a determinados contenidos si los creadores de esos contenidos quieren pagar para obtener ese privilegio. ¿Si Google se plantea secretamente esta posibilidad (lo ha desmentido ahora), como no va a pensarlo Telefónica? Más cuando su presidente lo ha dicho claramente..

Si juntas esta posibilidad y la Ley Sinde… podemos encontrarnos en pocos años con una Internet similar al Teletexto. Acojona, verdad?