Los cinco errores más habituales del Mobile Commerce

Leo en Mobile Commerce Today un recomendable artículo de Rimma Kats realmente interesante sobre los errores más comunes en Mobile Commerce. Puede parecer, según los lees, que son de cajón y que cualquier responsable digital se daría cuenta de que no está haciendo lo adecuado… pero la verdad es que NO. Los cinco errores que detalla Rimma son:

1.- Los usuarios móviles no son usuarios de escritorio (de PC/portátil). La pantalla de un Smartphone no tiene el mismo tamaño que un PC y no dispone de la misma facilidad para desplazarse, luego no podemos presentar a estos usuarios móviles la misma información que los usuarios de PC. La pantalla de un Smartphone (aunque sea un Note) es 10 veces más pequeña, si les pedimos que naveguen aumentando el tamaño con los dedos (el famoso gesto de pinza), lo único que haremos es marearlos y que se pierdan. 

Recientemente tuve una discusión con el CEO de un portal de vídeo e intentaba convencerme de que habían subsanado este error desarrollando todo el portal en HTML5. Efectivamente, el portal era muy dinámico y no daba los errores de los diseños en html estándar… pero seguía viéndose 10 veces más pequeño. Para un portal de vídeo, esto es un verdadero problema. Primero por los usuarios, y segundo por los anunciantes (anunciantes descontentos = reducción de ingresos).

2.- Los códigos QR no siempre van bien

Los códigos QR pueden ser fantásticos y ayudarte en muchas ocasiones, pero no siempre son la panacea y si no son gestionados adecuadamente pueden producir el efecto contrario.

Un QR debe ser utilizado para un caso muy concreto (una promoción, una landing page con la descripción completa de un producto, etc). Un ejemplo muy interesante de cómo gestionar bien un QR es el proyecto que en su momento realizó Lumata con HP. HP incorporó en el embalaje de cada producto un QR que te dirigía a una landing page con toda la información técnica y funcional del producto en concreto. Si estás en una tienda y quieres saber todos los detalles de un producto HP solo has de enfocar el QR con tu Smartphone. El usuario recibe la información correcta actualizada, y HP ahorra tiempo y dinero actualizando solo las landing pages de cada producto.

Este es el QR que ha puesto una conocida marca española en el escaparate de cada una de sus tiendas. El error: te dirige a la home de su web online que NO es mobile. A veces las landing a las que eres redirigido ni siquiera está desarrollada en html5 por lo que el resultado que obtiene el usuario es un desastre.

3.- El constante spam de los SMS

Efectivamente, los SMS no son una panacea. Cierto que son my eficaces, cierto que su utilidad en marketing directo es innegable, pero cuando se produce un abuso… se produce el efecto contrario. Conozco una conocida marca de ropa española envía anualmente cerca de 40 millones de SMS a sus usuarios. Si no me asegurasen ellos mismos que su rentabilidad está por encima de canales de comunicación.. no me lo creería. Otro día hablaremos de esta marca, acaba de reenfocar su estrategia web buscando diferenciarse y generar cierta viralidad y me ha gustado mucho.

4.- No es necesario tener una App

El conocido dicho del “hay que estar..” no aplica necesariamente para este producto. No es obligatorio desarrollar una App porque la tenga la competencia, si no piensas mantenerla viva o dotarla de elementos diferenciadores que otorguen un valor añadido al usuario es mejor no gastar el dinero.

5.- No proporcionar una experiencia móvil.

Cuando una empresa decide llevar adelante una estrategia móvil, ¿reflexiona sobre lo que realmente quiere conseguir y porque el usuario va a verse seducido por esta estrategia? ¿Realiza unos tests con usuarios / clientes para ver si están cómodos con servicio que se ofrece? Esta dispuesta a trabajar para el usuario móvil?

En el 80% de los casos… la respuesta es NO, y obtenemos los mismos fracasos que hace 10 años cuando comenzaron a desarrollarse los primeros eCommerce.

¿Quieres saber más? Estás pensando en desarrollar un Mobile Commerce y no sabes cómo empezar? Contacta conmigo… 

Nos importa realmente?

Llevo unos días asistiendo al ridículo espectáculo que se ha montado con la restauración del fresco “Ecce Homo” de la localidad de Borja, en Zaragoza. Ridículo porque en vez de premiar y reflexionar sobre la iniciativa de una vecina que trataba de recuperar un fresco que estaba totalmente olvidado y pedido, se la ha culpado de destrozarlo. Cierto que la acción de esta señora no ha sido todo lo profesional que debiera, pero también cierto que de seguir como estaba, el fresco habría desaparecido por completo en menos de dos años. A nadie le importaba ni lo más mínimo, y ahora solo importa la campaña mediática que se ha desatado, el turisteo, y la cuchufleta nacional.

Deben existir en España más de 10.000 iglesias y edificios singulares de enorme valor que están totalmente abandonados, y que durante años han sido esquilmados por ladrones y anticuarios (rescatadores se autodefinen muchos de los que conozco). Nadie se ha preocupado, nadie ha levantado la voz, y ningún medio se ha preocupado ni lo más mínimo.

Haciendo caso a estas tonterías, pero no a los problemas reales que amenazan nuestra cultura y forma de vida, no me extraña que fuera de nuestras fronteras nos vean como un país de pandereta. Una verdadera pena..

Tres conceptos de reflexión

Tres interesantes parábolas/conceptos que he leído esta semana y que me han hecho reflexionar sobre lo mucho que podemos hacer en estos “interesantes” momentos que estamos viviendo.

Los dos primeros vienen del Blog de Jorge Segado. Podría contar muchas cosas de Jorge, pero es mejor mirar su perfil y leer su blog. Me tomo la libertad de copiar y pegar parte del texto que escribió en este post de su blog.

La historia de la rana hervida: si se echa una rana a una olla con agua hirviendo, ésta salta inmediatamente hacia afuera y consigue escapar de la olla sin haberse quemado. En cambio, si inicialmente en la olla ponemos agua a temperatura ambiente y echamos una rana, ésta se queda dentro de la olla. Pero si, a continuación, comenzamos a calentar el agua poco a poco, la rana no reacciona bruscamente sino que se va acomodando a la nueva temperatura del agua hasta perder el sentido y, finalmente, morir hervida.

Como bien comenta Jorge, periódicamente debemos pararnos a reflexionar y mirar a nuestro alrededor para ver qué está pasando. Si vamos en el buen sentido, si merece la pena lo que estamos haciendo. Quizá estemos aguantando una posición, o manteniendo una situación que no merece le pena y estemos perdiendo un tiempo muy valioso para reaccionar. Quizá cuando decidamos reaccionar ya no podamos porque estamos exhaustos.

Quemar las naves: Un general chino fue contra un emperador y pidió a sus tropas que quemaran las naves para que nadie tuviera la tentación de regresar. La única forma de volver era luchar contra la odiada dinastía. (La anécdota, también la he oído atribuida a Hernán Cortés).

Una lección muy cierta… a veces nos dispersamos tanto que estamos a todo y a nada. Es necesario centrarnos en lo que hacemos y cortar otras opciones. Nos convertimos en expertos de todo, pero al final somos expertos en nada. Muy buena lección.

La ultima historia viene del Blog Directivos de España. Esta firmado por Rafael Arnau y cita como funete a Elisa Alonsótegui.

El vendedor de bocadillos: Ocurrió en 1.929, en 1.970, ocurre hoy, y ocurrirá en…

Erase una vez un ciudadano que vivía al lado de una carretera, donde vendía bocadillos. Era sordo y por lo tanto no escuchaba la radio; no veía muy bien y en consecuencia no leía los periódicos y, prácticamente, no veía la televisión. Pero, eso si, vendía buenos bocadillos.

 Arrendó un trozo de terreno, levantó un gran letrero en él y pregonaba su mercancía gritando a todo pulmón: – ¡Compre deliciosos bocadillos calientes!.

 La gente compraba. Aumentó sus adquisiciones de pan y carnes. Compró una parada mayor para poder ocuparse mejor de su negocio y tanto trabajo tenía, que mandó recado a su hijo para que regresara de la universidad donde estudiaba ciencias mercantiles y le ayudara.

Pero entonces ocurrió algo importante; su hijo le dijo: – Papá, ¿no escuchas la radio, ni lees los periódicos, ni ves el telediario?, estamos atravesando una gran crisis. La situación está francamente mal, no podría ser peor.El padre pensó: mi hijo está en la universidad, lee los periódicos, escucha la radio y ve la televisión. Debe saber lo que se habla.

 Así que compró menos pan y menos carne, desmontó el letrero, dejó el arrendamiento de terreno para eliminar gastos y ya no pregonaba sus bocadillos y sus ventas fueron disminuyendo de día en día.

– Tenías razón, hijo, le dijo al muchacho: verdaderamente estamos atravesando una gran crisis.

La moraleja es que si nos dejamos influenciar demasiado por lo que pasa a nuestro alrededor, nunca llegaremos a nada.. y es posible que nosotros mismos nos convenzamos de que no hay alternativas.

Tres interesantes conceptos para la vuelta de septiembre, verdad?

Frase..

“Because in the end, you won’t remember the time you spent working in the office or mowing your lawn. Climb that goddamn mountain”

J.Kerouac

Acabo de leerla en el blog de María Mazariegos y, aunque ya la ha había leído antes, me ha gustado más que otras veces. Es un concepto que me ronda mucho por la cabeza últimamente. Supongo que es debido a que alguna gente de mi alrededor está llegando al final de su vida (no necesariamente por ser muy mayores)… y me surge la pregunta de si estoy haciendo lo que realmente merece la pena. 

Vaya reflexión para la semana más tonta e improductiva del año, no? 

 

NYPL: Gamificación y Crowdsourcing

Fascinante historia que ha montado la Biblioteca Pública de NYC en la red usando algunos de los conceptos que más interés despiertan ahora mismo en Internet: “Crowdsourcing” y “gamification”…

Merece la pena verlo, para que te has una idea de la historia:

Si ha despertado tu interés, y quieres seguir el desarrollo de la historia, puedes descargar la App que han desarrollado al efecto. Disponible para iOS y Android.

Corre…

Llevo viendo este proverbio africano desde hace años y siempre me ha gustado. Acabo de verlo en el blog de María Mazariegos y… lo replico (queda mejor que “lo copio”).

“Cada mañana en África se despierta una gacela. Sabe que tiene que correr más rápido que el león más veloz si no quiere que este la mate.Cada mañana se despierta un león. Sabe que tiene que ganar a la gacela más lenta si no quiere morir de hambre. Da igual que seas león o gacela. Desde que sale el sol por la mañana hasta que se pone por la tarde, corre.”

Globalización relativa o como Cigna te deja tirado.

Miguel Angel Díaz Ferreira es uno de esos tipos que dejan su huella allá por donde va. Es un tipo normal, majete, simpático y conocido como buen profesional. Aunque yo ya conocía su “historia personal”, tuve oportunidad de conocerlo personalmente cuando fue profesor de redes y medios sociales en el MIB. Sería y largo complicado hablar de su vida, asi que remito a su blog y su columna en El Confidencial a los interesados.

MA esta actualmente viviendo en LA para desarrollar el proyecto “Red Karaoke” y en su columna semanal de  SILICONVALLEYFACTS, comenta lo complicado y difícil que es montar una empresa lejos de casa. Cuando hasta empresas de las que has sido un buen cliente durante 10 años te dan la espalda y la patada:

Hemos sido engañados por Cigna Salud, la compañía de seguros de la que éramos clientes desde hace diez años, que ha dejado sin cobertura médica a mi mujer porque está embarazada… en un país donde no hay Seguridad Social y con unos precios en temas médicos que están muy lejos de nuestras posibilidades económicas. Es una historia algo larga y éste no es el sitio para contarla (aunque os animo a leerla y a  correr la voz sobre las prácticas de esta multinacional con el “hashtag” #CignaBoikot), pero demuestra lo complicado que puede llegar a ser irse a vivir a otro país, aunque se trate de un lugar tan avanzado como EEUU, e incluso cuando lo has preparado todo con tanto mimo. El infierno que Cigna Salud nos ha hecho pasar no se lo deseo a nadie.

Patética, vergonzosa, rastrera, y absurda la respuesta que ha obtuvo MA desde Cigna.

En pleno siglo XXI, la era de la globalización de los servicios y clientes globales.. cuando no me apetece, me desentiendo. Apoyo incondicionalmente la pequeña batalla de protesta de Miguel Angel, y prometo usar #cignaboikot cada día.

Hay que tener MUY poco vergüenza para tratar así a la gente.